viernes, 26 de agosto de 2016

SOCIALISMO ALLENDISTA ENCUENTRO INTERNACIONAL DE PARTIDOS COMUNISTAS Y REVOLUCIONARIOS DE AL Y EL CARIBE








CARTA  DEL SOCIALISMO ALLENDISTA  DE CHILE A LOS CROS DEL PARTIDO COMUNISTA –PATRIA ROJA Y PARTIDO COMUNISTA PERUANO, ORGANIZADORES DEL ENCUENTRO INTERNACIONAL DE PARTIDOS  COMUNISTAS Y REVOLUCIONARIOS DE  AL Y EL CARIBE.
LIMA, PERÚ 25 AL 27 AL 28 DE AGOSTO DEL 2016

Compañeros
Alberto Moreno y Roberto de la Cruz Huamán

Estimados Compañeras y compañeros:
Agradezco en mi nombre y del conjunto de las y los militantes del Movimiento del Socialismo Allendista de Chile vuestra  invitación a participar en el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Revolucionarios de América Latina y el Caribe.
Lamentablemente y con mucho pesar (pues tenía previsto con mucha antelación asistir a vuestro importante encuentro) no podré viajar por  razones de fuerza mayor pero quisiera compartir algunas reflexiones con ustedes;

En primer lugar, agradecer el honor  que me hacen y por mi intermedio al Movimiento del Socialismo Allendista por habernos  invitado a participar en este importante Encuentro.
Como nunca antes estamos sufriendo en nuestra América Latina y el Caribe la arremetida del imperialismo y de las fuerzas económicas y políticas de la derecha qué buscan demoler los avances de los movimientos populares y fuerzas de izquierda a través y de los gobiernos progresistas de Centro izquierda o de izquierda. Buscan revertir  los procesos de avance e integración de los Estados y pueblos que se han materializado en la UNASUR  y en la CELAC.

El golpe institucional sufrido por la Presidenta Dilma Rousseff y que ha puesto en Brasil en la presidencia de Brasil a un ilegitimo Vicepresidente como Temer, para revertir todo lo avanzado en política interna y exterior por los gobiernos de Lula y Dilma. Sumado al acoso brutal y la guerra económica que sufre y el gobierno del compañero Presidente Nicolás Maduro y el pueblo bolivariano de Venezuela junto al boicot en la Presidencia de MERCUSUR por parte de los nuevos gobiernos derechistas de Argentina, Paraguay y el ilegitimo Temer. Es necesario considerar también los reveses y el acelerado proceso de restauración económica neoliberal de  Macri, los mismos  que promueven hoy una revisión y relativización de las cifras y dimensiones de las brutales violaciones institucionales a los Derechos Humanos de las dictaduras militares y que buscan debilitar y modificar la fuerza cultural y política de los organizaciones populares y de Derechos Humanos, entre otras, como las Madres y las Abuelas de la Plaza de Mayo.

Sumemos a lo anterior, la nueva restructuración del capitalismo internacional, particularmente el especulativo Financiero,  que impulsa un nuevo reparto del mundo a través de  Tratados “comerciales” multilaterales como son el Acuerdo Transpacífico (conocido por sus siglas en inglés como TPP) qué fortalece la llamada Alianza del Pacífico en contra de la integración y el mercado sudamericano, asi como el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones TTIP y el Acuerdo de  Comercio de Servicios TISA. Estos Tratados son el equivalente y  nueva versión del fenecido ALCA  en el caso de nuestra región  y  constituyen una nueva escalada de Acuerdos libre mercadistas de segunda generación en la política de dominación mundial del capitalismo bajo la conducción del imperialismo norteamericano.

Debemos reflexionar desde los movimientos sociales y de los trabajadores más allá de los gobiernos progresistas y de sus limitaciones las luchas y cambios más de fondo que se han intentado en nuestro continente.
En nuestro caso el pueblo chileno ha irrumpido recientemente en la actual política e institucionalidad en crisis administrada por las clases dominantes y por los partidos tradicionales.
Nuestro pueblo convocado por las organizaciones de trabajadores a través de la Coordinadora  Nacional NO+AFP.( No más Administradoras de Fondos  de Pensiones) ha despertado y se ha movilizado multitudinariamente a  lo largo y ancho del país, reconstituyendo el  sentido colectivo  de pueblo y ha puesto  en cuestión el modelo de pensiones miserables vinculándolo progresivamente  con la lucha para transformar el modelo de acumulación y desarrollo neoliberal imperante hasta nuestros días sin variaciones estructurales desde el inicio de la transición pinochetista incluyendo  lamentablemente al actual gobierno.

Esta lucha se encuentra íntimamente vinculada  con la movilización y combate por una Asamblea Constituyente  para gestar una nueva Constitución que  ponga término a al Estado subsidiario neoliberal  impuesto por la dictadura de Pinochet y continuada por los gobiernos concertacionistas para abrir la disputa por un cambio de correlación cultural política e institucional que permita levantar las banderas de un proyecto socialista para el Siglo XXI en nuestra patria  profundamente vinculado a las luchas de los pueblos de nuestra América  con una mirada y acción  internacionalista entre las fuerzas de los trabajadores y movimientos sociales, los movimientos, fuerzas revolucionarias emergentes, socialistas y Comunistas de nuestra región.

Debemos hacernos  cargo de las viejas y nuevas luchas, de los viejos y nuevos temas desde  un internacionalismo qué articule pensamiento conjunto y praxis  de lucha conjunta. Debemos  hacernos cargo de otra mirada para edificar y asegurar  la integración de nuestra América desde abajo, desde los trabajadores y productores asociados, desde las experiencias de economía popular que fomentan y extienden la  propiedad social y comunitaria.

Desde la reflexión y la relación con nuestro pueblos originarios, el respeto a su identidad cultural y la tierra y hacernos cargo de gestar “sin calcos ni copia”  un proyecto socialista de desarrollo  alternativo al modelo  extractivista y especulativo financiero capitalista dominante.